Secciones

Translate this page!

Alfaros en Galicia PDF Imprimir E-mail
Escrito por Antonio Alfaro de Prado   
Lunes, 16 de Febrero de 2009 18:24
  Los Alfaro en Galicia  

Puede verse el mapa de distribución actual de los Alfaro en Galicia en la página sobre Estadísticas del apellido ALFARO en España

Documentos sobre los Alfaro en el Archivo del Reino de Galicia

COFRADÍA DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL SITA EN LA IGLESIA PARROQUIAL DE SANTIAGO DE LA CORUÑA, Y JOAQUÍN ALFARO, SU MAYORDOMO, CON JUAN JORGE ROCHE Y OTROS, SOBRE PAGA DE MARAVEDÍS. 1801

LOS FELIGRESES DE SAN MIGUEL DE FOFE Y GONZALO ALFARO CON LOS DE SANTA MARÍA DEL CAMPO. AUTO ORDINARIO SOBRE CORTAR, PASTAR Y TALAR EN UNOS MONTES. 1787 TUY

EL CABILDO DE TUY, CON JOSE DE ALFARO Y CONSORTES, SOBRE REIVINDICACION DEL CASAL DE VILADALER O ESTURANS EN LA CAMARA DE COIA. 1711

DON ANTONIO ALFARO, JOSÉ CARBALLIDO, JOSÉ ANTONIO RODRÍGUEZ SÁNCHEZ, VICENTE DOMÍNGUEZ Y OTROS, EN QUEJA DEL GOBERNADOR CIVIL DE PONTEVEDRA, POR HABÉRSELES EXCLUIDO DE LAS LISTAS ELECTORALES PARA DIPUTADOS A CORTES. 1860

DON DIEGO DE ARMESTO, CON LUIS ALFARO DE SERNA, SOBRE AFIANZAR EL OFICIO DE JUEZ EN SAMOS. 1663

JUAN DE ALFARO Y CABEZAS, JUEZ, CON ADRIÁN DE GONZÁLEZ Y ARAUJO, JUEZ DE RESIDENCIA, SOBRE RESIDENCIA EN EL COTO DE NOGUEIRAS. 1775

MANUEL ANTONIO ALFARO, MÉDICO (DEMANDADO), CON ANTONIO VIDAL, ADMINISTRADOR DE LA ESTAFETA DE REDONDELA, SOBRE ASISTENCIA EN ENFERMEDADES. 1785

Fuente: Base de datos on-line del Arquivo do Reino de Galicia

Genealogías

LA CORUÑA

Luis Alfaro
De Ferrol, Galicia. Mi padre también Luis Alfaro. Mi abuelo, Luis Alfaro, procedía de Burgos y mi bisabuelo Juan Alfaro creo que nació en Aranda de Duero.

PONTEVEDRA

Maximino Alfaro Pérez
Desde Vigo, Pontevedra: Mi abuelo era natural de la provincia de Albacete y se vino a Vigo a principios de siglo para embarcar hacia Argentina. Él se quedó en Vigo y un hermano de él se fué hacia Argentina. Ahora somos varios familiares en esta ciudad.

José Ramón Alfaro Alonso
Desde Vigo, Pontevedra: Pertenezco a una familia de ocho hermanos, mi abuelo procede de la provincia de Albacete, se llamaba Icterio, vino para Galicia con otros dos hermanos, que se llamaban Pascual y Francisco.

----------
Y en Bouzas, Vigo:

I Juan de Alfaro, nacido hacia 1615 en el Obispado de Calahorra, casó con Melchora Inés Cabeza de Vaca, nacida hacia 1618, de igual naturaleza, padres de:

II.¿Pedro? Bautista de Alfaro Cabeza de Vaca, nacido hacia 1640 en el Obispado de Calahorra, casó con Gerónima Barros y Salgado Cavezas, nacida hacia 1645, quizás en San Miguel de los Canedos. Padres de:

III. José Francisco de Alfaro y Barros, nacido hacia 1666 quizás en San Vicente dos Canedos, casó el 20/3/1688 [P.San Miguel de Bouzas, entre los testigos Pedro de Alfaro] con Antonia Jacinta Correa Bacelar [también llamada Correa Valladares]. Padres de:

    a) Getrudes, bautizada el 25/10/1689 [P.San Miguel de Bouzas].
    b) Melchora, que sigue.
    c) Margarita Francisca.

IV. Melchora Juliana de Alfaro, casada el 10/7/1717 [P.San Miguel de Bouzas] con Gregorio Rodríguez Saavedra, hijo de Alonso Rodríguez Saavedra y de María de Valverde [en la partida de matrimonio se cita a su madre como Antonia Jacinta Núñez Salamanca, difunta]. Padres de:

    a) Manuel, que sigue.
    b) Rosalía Josefa Saavedra Alfaro. Bautizada el 21/9/1721 [P.San Miguel de Bouzas]

V. Manuel Saavedra Alfaro quien casó en la iglesia de la Colegiata de Santa María de Vigo el 30 de agosto de 1761 con Lorenza de Benavides. Éste Manuel era ya viudo en 1768, en que volvió a casar con María Ángela Rodríguez. [investigación de su descendiente Mercedes Pablos]
-------------

También en Vigo encontramos referencias a:

Ignacio de Alfaro, "traficante de sardina" (comerciante), residente en Vigo quien en 1755 otorgaba un poder a los procuradores (según consta en los protocolos del escribano D. Simón García, de la Villa de Vigo, en la Caja 2329, Legajo 11.2, Folio 65, del año 1755, del A.H. Pontevedra).

-----------

En la villa de Ponteareas , hubo estos Alfaro:

I. Manuel de Alfaro Cavezas (también llamado De Alfaro y Angulo), casado con María Antonia de Puga y Sarmiento. Padres de:

a) Manuel, que sigue.
b) Juan de Alfaro, casado en San Miguel de Ponteareas el 27/7/1797 con Gabriela Aballe Troncoso, vecinos de Canedo, padres de: I) María Francisca, bautizada el 13/2/1799 en la parroquia de San Miguel de Ponteareas. Casó en 1811 con Agustín Valenzuela. II) José María, bautizado en la misma parroquia el 26/10/1802.Casó en San Miguel de Ponteareas el 22/1/1823 con Rosa Benita de Ocampo.

II. Manuel de Alfaro Cavezas, casó en San Veríssimo de Arcos el 23/5/1793 con Agustina Represas, padres de:

a) Pedro. Bautizado el 17/3/1794 en la parroquia de San Miguel de Ponteareas, fue su padrino su tío Pedro Alfaro Cavezas.
b) Juana Josefa, bautizada el 27/6/1796 en la misma parroquia. Fue su padrino Juan Alfaro.
c) Manuel ¿Benito?, bautizado el 10/6/1803, misma parroquia.
d) José María, bautizado el 31/1/1806, misma parroquia.

Apuntes sobre Fray Pedro de Alfaro, misionero franciscano en China

La obra "Santos Gallegos" de Cesáreo Gil, presbítero, de la Real Academia Gallega (1976) cita al Padre Pedro de Alfaro, religioso y misionero franciscano gallego:

"En unos artículos sobre las Misiones de Filipinas, Japón y China, el P. Atanasio estudia otros misioneros gallegos. Después de resaltar la figura religiosa y misionera del P. Pedro de Alfaro ("Nuevos Estudios Crítico-Históricos acerca de Galicia, I". Santiago 1947. Páginas 374-377) retrata a los que formaron la expedición de 1592: P. Agustín Rodríguez, P. Luis Maldonado, P. Francisco de Torres, P. Pablo de Cáceres, P. Juan Álvarez, P. Antonio Andrés, P. Lope de Arcarazo y P. Domingo Velázquez; y a los que se les unieron al año siguiente, de 1593: P. Gaspar Velázquez, P. Antonio Yañez, P. Juan de medina, P. Juan de Muros, P. Pedro Castro y P. Jerónimo de Villanueva.

Esos, y otros muchos que quedaron en el anonimato, son un índice de la vitalidad de las Ordenes franciscana y dominica en Galicia, durante los siglos XVI-XIX. Y una prueba evidente del cristianismo de sus padres, que les dieron el ser y crearon el clima propicio para el llamamiento de Dios al heroísmo de las misiones."

 

El Archivo Histórico Nacional de Madrid guarda varias cartas referidas a la expedición a China y que nos van aclarando cómo se produjo y qué consecuencias tuvo. Veamos un resumen de estos datos:

 

Fray Pedro de Alfaro, del monasterio de Alcalá de Henares, partía el 31 de mayo de 1577 a la cabeza de otros 22 religiosos de su orden con destino a Filipinas. El camino era largo ya que se hacía vía México.

El 25 de julio de 1578 escribe desde Manila "dando cuenta de su llegada a Manila con otros religiosos de su Orden. En total no hay más de 30 religiosos en esas islas, por lo que pide que se favorezca la evangelización, y que se cree una casa de franciscanos en México para que pasen a estas islas desde allí, que será más fácil que desde España".

 

Poco después abandona en secreto Filipinas con otros 14 religiosos rumbo a China. Esto debió ser un gran escándalo y motivó el "pregón mandado publicar por Gonzalo Ronquillo de Peñalosa, gobernador de Filipinas, prohibiendo salir de aquellas islas sin su licencia; fue dado con motivo de haberse ido a China sin su permiso fray Pedro de Alfaro, fray Pablo de Jesús y otros religiosos".

 

En su viaje le acompañan dos soldados, Juan Díaz Pardo y Francisco de Dueñas, quienes escriben al gobernador portugués de Macao dos cartas: "En la primera le avisan de su llegada, refieren que han salido de Filipinas a escondidas, atendiendo a la pretensión del padre custodio [Pedro de Alfaro]. Piden ayuda para volverse con otros dos religiosos y como el padre custodio se queda allá, necesitan carta para de favor para que les perdone el gobernador de Filipinas. En la segunda, escrita al no recibir respuesta a la primera, dicen que ya les han dado avío para volver a su tierra y se quejan del trato que han tenido". Año 1579

 

También escriben estos soldados al virrey de Nueva España "sobre la evangelización de China, los grandes deseos que tenían de pasar a aquella tierra los religiosos que estaban en Filipinas, e intenciones que tenía el franciscano Pedro de Alfaro de trasladarse a ese reino sin armas. Ellos decidieron acompañarle para obtener información de esas partes, determinando ir a Chincheu, pero por malos tiempos arribaron a Cantón. De este viaje y de las exploraciones que hicieron mandan relación a través del gobernador Ronquillo, mencionan el encuentro que tuvieron con los portugueses de Macao, y se ofrecen para informar personalmente de todo ello en la corte, asegurando que ellos han explorado más que los portugueses en 30 años."

 

Además Francisco Dueñas escribe desde Manila "dando cuenta de los servicios que ha hecho en Filipinas: viaje a China en 1579 para llevar al franciscano fray Pedro de Alfaro y otros religiosos, aunque éstos tuvieron que quedarse en Macao donde fundaron casa; ofrecimientos que le hicieron los portugueses; viaje a las islas del Maluco como embajador del gobernador Gonzalo Ronquillo, descubriendo durante el camino islas que producen clavo y estableciendo amistad con sus habitantes, de lo cual envía relación a S. M.. Pide se le conceda alguna merced."

 

El 12/10/1579 escribió desde Cantón fray Pedro de Alfaro, "custodio de los franciscanos descalzos de Manila, al gobernador de Filipinas, sobre el viaje en secreto que hizo a China. Llegó a Cantón y comprobó que la evangelización de ese reino no era tan fácil como otros pretendían. Pasaron muchos trabajos y peligros, de lo cual informarán fray Agustín [de Tordesillas], Francisco de Dueñas, Juan Díaz [Pardo] y [Pedro de] Villarroel, que pasaron con él y que vuelven a Filipinas. Pide que se les perdone el haber pasado sin licencia, pues él es el único responsable y además fue por servir a Dios y que se contente a Rodrigo de Frías cuyo criado y fragata se llevaron. Él queda en Cantón con fray Juan Bautista [Lucarelli de Pésaro]"

 

El 13/10/1579 escribe fray Pedro de Alfaro a "fray Juan de Ayora, guardián de Nuestra Señora de los Ángeles en Manila. Informa sobre su llegada a China, la impresión que le ha causado y que fray Agustín [de Tordesillas] que pasa a Manila, dará cuenta de todo y les desengañará de las ideas que tenían sobre esa evangelización. Cuenta su viaje desde que salieron de Ilocos. Su destino era Chincheo, pero se desviaron y entraron por un río caudaloso hasta Cantón, ciudad populosa y amurallada junto a la cual tenían su asiento los portugueses. Eran siete y los habitantes del lugar acudieron a verles. Cuenta todo lo que les ocurrió allí, cómo fueron engañados, la imposibilidad de quedarse por estar prohibido a los extranjeros, y su entrevista con el virrey del lugar siguiendo el protocolo chino. Establecieron correspondencia con el obispo de Macao, quien les ayudó con limosnas. Conveniencia de que los franciscanos se mantengan en China a pesar de las dificultades, y forma en que se podrá llevar a cabo la predicación. Seguridad y control en las poblaciones chinas. Problemas por el desconocimiento de la lengua, que impide el poder explicar a los nativos las intenciones de los religiosos. Dice que Juan Díaz [Pardo], que tanto les ayuda, quiere tomar el hábito franciscano. Aconseja dos cosas: que no se empeñen en conquistar la China, porque es imposible, y que no se fíen de los chinos. Añade una posdata diciendo que, cuando estaban preparados para pasar a Macao, llegaron a Cantón unos portugueses que les hablaron de la Cochinchina y de que los naturales de ese reino pedían religiosos, por lo cual contempla la posibilidad de pasar allí. Avisa que cuando pasen frailes a China no deben llevar cálices de plata, por la codicia de los chinos."

 

Aún hoy es recordada la misión del padre Alfaro. El general de los Jesuitas, Peter-Hans Kolvenbach en una entrevista el año 2000 destaca la influencia que tuvo la opinión del Padre Alfaro sobre la posible conquista/evangelización de China, cuando afirma que en el siglo XVI "en Europa dominaba la convicción del padre franciscano Alfaro, según el cual «con o sin soldados, querer ir a China es tratar de aferrar la luna»"

 

El padre jesuita portugués Andrés Coutiño debió ser el causante del viaje de fray Pedro de Alfaro ya que le escribe desde Macao el 13/11/1579 "Le dice que le extraña mucho y espera su llegada, y refiere la situación de los religiosos en China."

 

Los franciscanos llegaron a Macao y establecieron el primer convento de su orden allá. El padre Andrés Coutiño escribe sobre: " sobre las dificultades que tuvo con los hermanos de Cantón que lo tenían por traidor por tratar con los franciscanos y que estuvo hasta sentenciado del capitán mayor [de Macao]; llegada del padre custodio [fray Pedro de Alfaro] y su compañero fray Juan [Bautista Lucarelli de Pésaro]; que la casa de Nuestra Señora de los Angeles de Macao es la primera que los franciscanos tienen en China; refiere el júbilo que causó su construcción y algunos detalles sobre su emplazamiento. Empiezan a acudir interesados en tomar el hábito. Necesidad de que se unan los esfuerzos de franciscanos y de jesuítas para construir otras casas en China y Japón."

 

Sobre la llegada a Macao escribe Pedro de Alfaro "donde fueron muy bien recibidos por el obispo y los padres de la Compañía, especialmente por Andrés Coutiño que les quiere hacer una casita aparte; que lo de la Conchinchina, según el padre Coutinho no es cosa que por ahora cumpla. 20 de noviembre [de 1579]" La versión es bastante distinta de lo que escribe Coutiño sobre los recelos que causaron la llegada de estos franciscanos.

En 1580 fallecía fray Pedro de Alfaro, desterrado de China, pudo ver cómo se iniciaba em Macao la labor de formación de misioneros chinos con el objetivo de vencer las grandísimas dificultades que suponía la misión emprendida.

 

Difícil fue la expedición del Padre Alfaro que tuvo que superar los impedimentos de las autoridades españolas en Filipinas, las reticencias portuguesas y en parte la "rivalidad" de los jesuitas, pioneros en esta parte del Mundo.

 

Por último, un detalle más de los efectos del impetuoso padre Alfaro se refleja en la carta que escribió fray Pablo de Jesús, franciscano, en Manila el 22/6/1580 y que habla "sobre el viaje de fray Pedro de Alfaro a China, que queda en Cantón en espera de poder iniciar la evangelización en ese reino" así como la "falta de religiosos para seguir predicando en Filipinas." como consecuencia de la expedición a China.

La cuestión del lugar de nacimiento de Fray Pedro de Alfaro parece confusa ya que en el libro “Evangelización de Filipinas y del Japón”, una reedición de 1947 con comentarios de la obra escrita en 1601 por el padre Ribadeneira, cuyo título original era “Historia de la islas del archipiélago filipino y los reinos de la Gran China, Tartaria, Cochinchina, Malaca, Siam, Cambodge y Japón” hay datos contradictorios.

Para el padre Ribadeneira, casi contemporáneo de fray Pedro de Alfaro, éste era “hijo de la santa provincia de Santiago”, pag 38.[se refiere a la provincia franciscana de Santiago que podría corresponderse con la actual Galicia]. E insiste después que “Fue llamado del Señor este su siervo a la Religión en la santa provincia de Santiago, adonde, después de haber dado por muchos años gran ejemplo, fue electo guardián en el muy religioso convento recoleto de la ciudad de Padrón, en el Reino de Galicia”, pág. 186.

Sin embargo, en la introducción del libro, el editor de la obra en 1946, habla del franciscano fray Agustín de Tordesillas que acompañó a China a Pedro de Alfaro y por tanto lo conoció perfectamente. Este fraile al hablar de su viaje a China dice que lo realizó en compañía “del Padre Alfaro, natural de Sevilla, de fray Juan Bautista Pésaro “el italiano”, de fray Sebastián de San Francisco, natural de Baeza y de los seglares Francisco Dueñas (alférez) natural de Vélez-Málaga y de Juan Díaz Pardo de Sanlúcar de Barrameda...” [“Relación del viaje que hicimos en China nuestro hermano Fr. Pedro de Alfaro con otros tres frailes de la Orden de Nuestro Seráfico Padre San Francisco, de la Provincia de San Joseph, en el año del Señor de mil y quinientos y setenta y nueve años, fecha por mi Fr. Agustín de Tordesillas, fraile profeso de la dicha Provincia, testigo de vista de todo lo que aquí va escripto”].
 

 

 

 

Antonio Alfaro de Prado Sagrera
Sevilla, junio de 2004

 

 
 
© 2009 Antonio Alfaro de Prado. La página de los Alfaro fue iniciada el 1 de septiembre de 1997.
This is a Genealogy site.